"Dime algo y lo olvidaré. Enseñame algo y lo recordaré. Déjame hacerlo solo y lo aprenderé."
Proverbio Chino / Confusio

Todas las Entrevistas

Entrevista con Andrea Precht

Conocimos a Andrea cuando nos invitó al Congreso de Educación de la Universidad de Santo Tomás de Talca, Chile. Era nuestra segunda oportunidad en Chile. Unos pocos meses atrás se había desatado con fuerza el movimiento estudiantil y sus manifestaciones públicas.
Andrea es directora de la escuela de educación de la Universidad de Santo Tomás de Talca, su esposo es director de una escuela secundaria local, y cuando la conocimos había des-escolarizado a sus hijos y practicaba lo que ellos llamaban "educación casera". En nuestro film no hubo mucho tiempo para dedicarle al tema, pero Andrea fue una de las personas que más nos invitó a reflexionar críticamente sobre las "educaciones alternativas".
Vi varias veces su entrevista, leí su blog, y siempre me encontré aprendiendo y considerando nuevas ideas. Preparando esta entrevista para compartirla, le escribí a Andrea y la invité a que brevemente comparta las novedades de su práctica desescolarizante. Gracias Andrea por invitarnos a pesar de ser tan "atrevidamente jóvenes". Aquí los párrafos que me envió.

Post data a la Educación Casera

Andrea Precht

Germán me ha dado la posibilidad de agregar “algo” a la entrevista que me realizaron el 2011. Es interesante poder hacerlo ahora que mis hijos, tras un proceso de discernimiento, han vuelto a la escuela por opción propia. El “tiempo fuera” de la escuela tradicional fue enriquecedor, creativo, desafiante e íntimo pero también transcurrió en una ciudad de Talca destrozada por el terremoto, un movimiento estudiantil nacional que clama por una mejor educación y con dos hijos que, recuperada su condición de aprendices, quisieron “volver” al sistema escolar a sabiendas de sus límites y cegueras, pero también de lo que ello descubren como sus riquezas y potencialidades. En esta segunda vuelta saben que están allí por decisión propia. Nadie los envía, ellos van.
Quisiera volver a recalcar aquello que dije durante la entrevista, pero por motivos de tiempo, no pudo salir en la película: la necesidad de vigilancia epistemológica en la búsqueda de una educación diversa. En la búsqueda del orden y la coherencia dentro una mirada educativa diferente, "alternativa" le nominan quienes la miran con sospecha, corremos el peligro de remplazar un discurso educativo totalizador, autoritario, naturalizador por otro del mismo corte. La diferencia estaría en que uno es hegemónico y el otro -aún- no. Sin embargo, ambos se levantan – en muchos casos – con pretensiones de Verdad, así con mayúscula, que busca instalarse como absoluta e incuestionable. Podemos vernos tentados a realizar una explicación omniabarcativa por otra; un fascismo por otro. Fascismo toda vez que es posible levantar nuevamente un discurso sin sujeto y a-histórico. Un discurso descontextualizado completamente al apoyarse sólo en la naturalización de unas cuantas premisas sobre los seres humanos -en especial respecto de la infancia- lo social y lo educativo: Una determinada idea de niño/a, una única forma de ser madre o padre, una sola posibilidad de educar; una restrictiva mirada de la familia.
Si me preguntas que aprendí en esta experiencia puedo decir que mis supuestos pedagógicos son ahora son más frágiles, cada vez más alejados de esencialismos. Creo si fuertemente en la educabilidad de las personas, en el derecho de las comunidades a decidir cómo transmitir su cultura, en el profundo valor del acto educativo y su capacidad transformadora. Me alejo como la peste de los deber ser educativo, de la sacralización de las estructuras educativas –escolares o no- y sospecho cada vez más de todo iluminismo pedagógico. Ya no creo que la educación sea una gran avenida de liberación, sino un modesto pasaje que se abre camino entre poderes más fuerte que el modesto acto de educar…y no por ello pierde nada de su dignidad y grandeza.
  • Profesión:
    Profesora y Doctora en Ciencias de la Educación
  • Institución:
    Universidad Santo Tomas de Chile
  • Sitio Web:
    http://blog.latercera.com/blog/andreaprecht/
  • Biografía:
    Andrea Precht es profesora y doctora en Ciencias de la Educación en la P.U.C.Actualmente dirige la escuela de educación de la Universidad Santo Tomás en Talca.
    Dirigió el Centro de Innovación y Calidad (CICAD) de la Universidad de Talca. Fue profesora de secundaria, espacio en el que se desarrolló profesionalmente por diez años. Luego desarrolló la línea de educación social y cultura escolar desde una óptica intercultural y a través de docencia e investigación en las Facultades de Educación de las universidades Mayor y Católica de Chile.
  • Algunas Publicaciones:
Descargar Video

Desgrabación de la entrevista

Esta entrevista fue realizada en la ciudad de Talca, Chile el 24 de Octubre de 2011 en el marco de la investigación de la película La Educación Prohibida.

Educación Casera

[00:23]
¿Como has llegado a sumergirte en la educación en casa y reflexionar sobre experiencias no convencionales?

Yo creo que el recorrido tiene que ver con dos cosas: tiene que ver con un recorrido personal y un recorrido profesional que en mi caso no están tan separados. Primeramente por un lado el tema de verdad y profundamente creer en la posibilidad de la educación y que el ser humano puede ser educado y pueda transformarse, ese es un tema y lo otro lo que yo estaba viendo como a mucha gente le pasa, me hacía ruido, me hacían ruido las pruebas estandarizadas, me hacían ruido los procesos de normalización de la infancia, que se expresan en cosas como los uniformes, las calificaciones, la manera de sentarse en el aula, ese tipo de cosas.

Eso me llevo a buscar cada vez más, me llevo ponerme a estudiar pero también me ocurre que como madre en algún minuto sentí que uno de mis hijos estaba muy amenazado por la institución escolar y ahí iba a ir una cosa que era como del útero una cosa muy primaria y que no pasaba por niveles tan racionales pero tenía que ver con proteger a este cachorro humano que yo tenía, al cual yo lo estaba percibiendo muy amenazado por la estructura escolar, entonces bueno una no es pura cabeza pero tampoco una es puro útero y estas dos cosas se fueron transformando en una búsqueda que después de mucho tiempo me llevo a intentar probar el educar a mis hijos en la casa y educarlos sin escuela. Ahí nosotros con mi marido y una de las cosas que hemos conversado que no le gusta llamarlo educación sin escuela porque hay muchos procesos educativos sin escuela, no solo la práctica que nosotros tenemos y en ese sentido nos es cómodo llamarlo “educación casera” porque en nuestro caso no era una educación que se de en el lugar de la casa, si no desde lo pequeño, desde lo artesanal en una posición mucho más masiva, mucho más pensada en la lógica de la fábrica y por lo tanto, llegan a los procesos de estandarización y normalización que hemos visto, entonces de alguna manera hay una dimensión de artesanía, por eso nosotros lo llamamos educación casera, estamos intentándolo yo me defino en búsqueda, no sé si me cuentas, en tres años más estaremos en este proceso, vamos evaluando el aquí y el ahora, ha sido una experiencia muy gratificante, de mis dos niños una decidió volver al sistema escolar y ahora está evaluando su experiencia para ver si continua o toma ocho años en educación sin escuela y mi hijo chico sigue educándose caseramente, ha sido un proceso rico como familia, ha sido un proceso demandante, no exento de contradicciones, no exento de temores, no exento de inconsecuencias también, dentro de esa perspectiva una de las cosas que nosotros hemos descubierto es que nosotros lo que queremos es una educación que apunte a una perspectiva más crítica, mas social, más al encuentro del otro, entonces hay una pregunta que nos hacíamos a nosotros mismos y también nos criticaban los demás, nos decían bueno como se va a dar esta educación al encuentro del otro si la escuela tradicionalmente el espectro que te hace salir de este espacio protegido, que es el hogar, no va a estar y hay hemos ensayado respuestas y encontramos dos cosas: la primera esta dimensión que ya hacía referencia a la educación casera, esto no es una educación en la casa tampoco nos interesa protegerlo de un mundo contaminado, ni encerrarlo, sino que es una educación desde la casa hacia un afuera entonces la primera cosa que hemos ido buscando en ellos, es la posibilidad de participar de otros colectivos, de otras experiencias y de talleres, pero también dejarlos a ellos ir buscando su propio espacio y ahí también hay un tema que es lo que siempre preguntan es sobre la socialización y una de las cosas que hemos defendido es que esta socialización que tanto se habla a veces tiene que ver con el desarrollo de organizaciones interpersonales, nosotros estamos mirando la socialización un poquito más allá, que eso es el participar de una sociedad no solo como me comunico y esas cosas, y hay yo creo una socialización muy particular que es la socialización escolar, la socialización en la escuela es lo que te permite ser estudiante y sobrevivir en el buen sentido del término como estudiante en dicha institución, entonces tu aprendes lo que los investigadores han venido a llamar: el oficio de ser alumno, con que profesor te puedes portar mal, donde son más baratas las fotocopias, a que jugar en el patio, a que grupo pertenezco, con qué estrategia abordo esta situación, como resisto, entonces creo ahí que lo que puede estar perdiéndose mi hijo tiene que ver con este aprendizaje del oficio de ser alumno, ese es un tema, pero por otro lado hay otras ganancias, unas ganancias que son bastante potente en términos del autodescubrimiento, de reconquista de la autonomía, de seguridad personal, yo lo veo mucho más seguro de lo que quiere, que explora mucho más, que estudia porque le gusta aprender, entonces eso ha sido una ganancia, también sus amistades fíjate son mucho más íntimas y más profundas, tal vez son menos pero tiene un encuentro con el otro que es distinto, ¿Seguiremos el próximo año? bueno nosotros estamos acompañando un proceso educativo de nuestro hijo, claramente lo estamos direccionando también, pero en la medida que va creciendo él también puede ir opinando y ahí yo quiero hacer referencia a un filósofo, que es Philip Meirieu, el plantea que tenemos que tener mucho cuidado cuando educamos de no crear un “Frankenstein” y cuando el habla de un Frankenstein que educa, se refiere a esta paradoja de que todos los que educamos tenemos una visión de persona, de ser humano, de sujeto, de hombre, de mujer y acompañamos e intencionamos esos procesos porque incluso aunque creemos que no estamos dirigiendo, siempre hay algo de eso, siempre hay una estructura de poder y tenemos que estar consciente de ello, sin embargo en algún minuto, para que ese estudiante, esa persona, ese aprendiz, realmente conquiste aquello que nosotros lo invitamos a conquistar tiene que dejarnos atrás, no podemos controlar todo el proceso y eso también ha implicado para nosotros como padres desescolarizarnos, aprender a guiar, a orientar y a contener, de otra manera no ha sido fácil, nos educamos de otra forma, reproducimos muchas cosas que alguna vez dijimos que no había que hacerlo, pero estamos también en búsqueda de un aprendizaje con nuestro hijo.

Reflexiones críticas sobre educación alternativa

[07:14]
¿Cuáles son las reflexiones críticas que te parece importante realizar sobre las prácticas de educación sin escuela y educación alternativa?

Ahí hay ciertas cosas que tenemos que cuidar, todos los que están buscando otras formas, hay mucha más gente de la que uno le termina creyendo, y a veces uno no se siente solo y hay mucha gente con distintas prácticas, sin embargo hay que ser cuidadoso en no caer en la ingenuidad, podemos caer en lo que Pablo Freire llamo la “conciencia ingenua”, la de deslumbrarnos con estas otras prácticas, con estos otros discursos y no darnos cuenta que por la puerta de atrás se nos cuela lo mismo que estamos criticando, yo creo que esa es como la imagen, para eso hay que entender que todo acto educativo tiene una dimensión reproductora, todo acto educativo tiene una dimensión de conservación de las estructuras anteriores, primaria del “habitus” que había antes, se cuela, se mete, aunque todo esos actos son nuevos y son viejos también, entonces pensar que estamos educando de una manera totalmente otra, es nada más que una negación, yo creo que es bueno asumirlo y asumirlo tal vez con dolor pero también con orgullo, ósea nos instalamos dentro de distintas tradiciones, esa es una cosa que hay que tomar en cuenta y lo otro que tenemos que darnos cuenta también, que estamos ante un cambio epocalCambio epocal se refiere al cambio de época y que este cambio epocal ha impuesto lógicas que son más de la empresa, son lógicas más del mundo laboral, en la sociedad neoliberal que vivimos y muchas de las demandas por educación diferente que surgen en los primeros 50 años del siglo XX o que surgen también en América Latina en un contexto de educación popular, tienen otro escenario distinto al que tenemos hoy en día y usamos las mismas palabras, pero que usemos las mismas palabras no quiere decir que necesariamente estemos comprendiendo lo mismo. Pongo un ejemplo al respecto, cuando usamos palabras como autonomía, como conquista de la autonomía, cuando usamos palabras como libertad, cuando usamos palabras como desarrollo, que es lo que queremos decir y en que tradición; desde que tradición lo estamos diciendo, nos puede parecer de sentido común, pero son palabras polivalentes, polisemicas, que tienen muchos significados, pero la palabra amor, a que nos referimos cuando decimos amor y vamos a ir a preguntar a la academia y vamos a encontrar mucha gente diciendo cosas distintas y practicando cosas diferentes, entonces dentro de ese contexto es importante ver que la escuela que surge, entre otras cosas, para formar obreros relativamente calificados que puedan operar las maquinas, sumar, restar y leer los manuales, lo que necesita entonces el obrero es una lógica de producción seriada, como la película Chaplin “Tiempos Modernos”, hoy en día, nos está sirviendo a estas nuevas demandas de empleabilidad que quieren un chico flexible, ojala con no muchas raíces comunitarias, que se adapte permanentemente en constante cambio y uno puede llegar a confundirse porque puede que yo esté hablando de emancipación y de autonomía, pero estoy haciendo en realidad que el chico se auto gestione y esté constantemente en cambio desde esta otra lógica puedo hablar de libertad y no estamos hablando de libertad frente a estructuras, libertad política, social, ciudadana y del otro lado estamos hablando de libertad al escoger que consumo, o de libertad donde quiero vivir, pero no tiene que ver con una conciencia más política, entonces es importante, que quienes buscando otras alternativas, estemos consientes de tres niveles para la discusión, el primer nivel es el nivel individual, “uno a uno” ese niño, esa niña, ese educando que tenemos enfrente y las personas que componemos la comunidad educativa y eso tiene que ver con prácticas concretas y como nos instalamos en nuestra relación, pero no podemos caer en un clientismo o en una privatización total del espacio educativo, es importante entonces que veamos qué pasa con nuestra comunidad, como se instala esa comunidad con el afuera, con lo que está ocurriendo en el entorno nos guste o no y finalmente cuales son las estructuras que están sosteniendo los sistemas educativo en el país, entonces la tentación muchas veces es centrarnos solamente en lo individual, en esta belleza que hace a esa persona única y distinta, pero esa persona que es bonita y distinta, también muy común y muy silvestre, porque somos todos parte de un colectivo y somos todos parte de una comunidad, de una polis, de una ciudad o un pueblo, pero somos parte de una comunidad política y esa dimensión tenemos que cuidarla también, sea cual sea nuestra cultura, tenemos que hacer el camino de ida y vuelta de lo individual a la estructura y de la estructura a lo individual y no perder esas dos miradas, tal vez tengamos que hacernos bizcos al mirar para un lado y mirar para arriba, pero tenemos que hacer ese juego y tenemos que sospechar siempre de nuestras propias prácticas, es muy común que en la maravilla que implica el deslumbramiento que implica, ver prácticas distintas, podemos caer en un discurso tan fascista como los demás, porque no vamos a atrevernos a cuestionar ciertos presupuestos y los vamos a naturalizar, vamos a pensar que son esenciales, que son obvios, que son así y finalmente hacemos el mismo juego que estamos criticando.

Todos somos aprendices

[13:01]
¿Cuál es el compromiso o el cambio que tienen que hacer los padres para emprender el camino de una educación diferente?

Yo diría en general, en la educación en general porque tú has vivido de los dos lados, pero me parece que volver también o del proceso tomar una decisión como antes.

Haber yo creo que no voy a hablar ni del padre ni de la madre, si no de quien está a cargo del acto de cuidar a esos niños o a esas jóvenes, esa es una primera distinción, porque a veces cuando hablamos del aporte de la familia, estamos pensando en nuestra cabeza en la familia de clase media y en la familia que es blanca y en la familia que es profesional, esta es como la representación que solemos tener en la familia “normal” y la normalidad no existe, entonces ahí lo que yo creo que tenemos que afirmar son dos cosas; primero el compromiso y la creencia profunda de que todo el mundo puede ser aprendiz, con familia o sin familia, porque si no, caemos en estas psicologicaciones baratas, como que bueno este chico no aprende porque su familia no lo acompaña, este chico no puede aprender porque vive con la abuela o cualquier cosa digamos, da lo mismo, pero nos desligamos de la responsabilidad del aprendizaje al endosárselo solo a la familia, esa es una primera cosa, ahora en contexto de niño, que tienen adultos, cuidadores, a su cargo que sean nutritivos, que los acompañen, que los cuiden, que sean suficientemente buenos, no que sean unos santo, ni gente de manual, creo ahí que hay algunos principios que son interesantes, yo no soy muy buena para las verdades, de echo yo quiero dejar en claro que no ando intentando que todo el mundo tenga la mirada que yo tengo, yo cuento lo que me ha pasado lo que he reflexionado, pero a mí cuando me preguntan “¿Tú me recomendarías educar de modo casero?” nunca respondo, porque es una responsabilidad personal, es una decisión personal, entonces lo que sí puedo decir, que hay ciertas cosas que dan miedo, que dan susto, porque uno está buscando fuera de la corriente más habitual y muchas veces, por lo menos me pasa a mí en la ciudad donde yo vivo, no conocemos a adultos que hayan vivido esa experiencia, entonces como papá como mamá, como abuela, como tío, como cuidador principal, pierdes lo referente a lo cual tú estabas acostumbrado y a nosotros nos gusta controlar la vida y porque las estructuras también nos sujetan, nos afirman, entonces uno a veces tiene un miedo profundo, a que tal vez te puedas estar equivocando, lo puedas estar dañando, entonces creo yo tal vez lo primero es confiar en la educabilidad del aprendiz, lo segundo en la propia educabilidad con los otros, tú también vas aprendiendo y lo tercero a no tomarse nada de manera dogmática, es decir, darse el permiso para andar y desandar.

Copyleft 2009-2012 - La Educación Prohibida |¿Quieres contactarnos?
Se permite y alienta la copia, modificación y redistribución de todos los contenidos. Mas información...
Producción
Redes de Pares
Reevo - Red de Educación Alternativa
Coproducción Internacional
Maria Farinha Producciones