"La educación, en el verdadero sentido, capacita al individuo para ser maduro y libre, para florecer abundantemente en amor y bondad. Este debería ser nuestro autético interés, y no el moldear al niño de acuerdo con una norma idealista."
Jiddu Krishnamurti

Todas las Entrevistas

Entrevista con Emilio Urruty

En Abril de 2011 fuimos invitados por Sandra Majluf a conocer las escuelas experimentales de Ushuaia. Nosotros habíamos escuchado de las escuelas pero nunca hasta ese momento tuvimos la posibilidad de pasar tiempo de calidad en una de ellas. Verónica y yo, German, viajamos al "Fin del Mundo" en busca de estas escuelitas de las que tanto nos hablaron.

Las escuelas experimentales a las que nos referimos, llevan adelante una propuesta pedagógica del Instituto de Educación Superior Roberto Themis Speroni y del Centro Pedagógico La Plata, ubicados en CityBell, Buenos Aires que tiene más de 50 años de experiencia. Hay cerca de 28 escuelas experimentales en toda la Argentina, y su gran mayoría son escuelas públicas, de gestión estatal. Es decir, son escuelas gratuitas, los maestros reciben sueldos del estado y tienen títulos oficiales tán válidos como cualquier escuela, pero su propuesta pedagógica es completamente atípica: las escuelas internamente son no graduadas, no tienen exámenes, no tienen calificaciones, ni organización jerárquica. Aquí pueden descargar una breve semblanza de las escuelas experimentales, cortesía de los maestros, que servirá para conocer la historia de esta experiencia: Descargar Historia. Y aquí un listado de las escuelas experimentales en Argentina: Descargar Listado

. Conocimos a Emilio en la escuela experimental "La Bahia", alejada del centro de Ushuaia en medio del bosque. "La Bahía" es también una escuela pública y gratuita. Nos recomendaron hablar con Emilio por su anterior oficio de periodista, pero se hizo la aclaración específica de que todos los maestros son pares en la escuela, no hay un director o un referente. Emilio nos cuenta su experiencia y visión de lo que son las escuelas experimentales, la entrevista es larga pero vale la pena verla completa.
  • Profesión:
    Maestro, Periodista
  • Institución:
    Escuela Pública Experimental "La Bahia"
  • Sitio Web:
    http://webs.advance.com.ar/emiliourruty/
  • Biografía:
    Es Licenciado en Periodismo (Universidad del Salvador), además de escritor y docente.
    Como periodista, desde 1986 ha trabajado en periódicos y revistas de Buenos Aires y de Tierra del Fuego, escribiendo principalmente sobre viajes, cultura e historia regional.
    Es autor de libros y publicaciones sobre temas diversos. Con el inicio escolar de su hijo se acercó a las escuelas experimentales que llevan adelante la propuesta pedagógica del Instituto de Educación Superior Roberto Themis Speroni de CityBell, Buenos Aires. Complemento su formación docente y actualmente se desempeña como maestro en la escuela experimental municipal "La Bahía" de la ciudad de Ushuaia, Tierra del Fuego.
  • Algunas Publicaciones:
Descargar Video

Desgrabación de la entrevista

Esta entrevista fue realizada en la ciudad de Ushuaia, Argentina el 30 de Abril de 2011 en el marco de la investigación de la película La Educación Prohibida.

Su Historia

[00:23]
Me gustaría que te presentes, que nos cuentes un poco quien sos, a que te dedicabas, a que te dedicas ahora y cual es tu rol en la escuela pública experimental “La Bahia”.

Yo soy Emilio Urruty, vivo en Tierra del Fuego desde el año 94 y me dedico tradicionalmente, y por profesión, al periodismo. Trabajé durante 10 años en el Diario del Fin del Mundo 1, que es el único diario de Ushuaia, desde aquella época. Tuvimos la dicha de tener un hijo con mi esposa María Fernanda y cuando le llegó a Esteban la edad de iniciar su escolaridad, encontramos que no nos satisfacían muchas de las ofertas que habían educativas para que él hiciera su escuela. Sin embargo teníamos amigos que mandaban a sus hijos a unas escuelas. Habían muy poquitas en Ushuaia en esa época que resultaban curiosas, por la propuesta educativa que llevaban adelante. Los chicos eran muy divertidos, cuando uno se encontraba con ellos, charlábamos de cosas, pese a que tenían una edad de 3 o 4 años, ellos hablaban del sistema solar, de los héroes de la mitología griega. Eso nos llamaba la atención, no solo a nosotros, les llamaba la atención a sus padres y a muchas personas.
Algunos creían que se trataba de una educación de altísima calidad porque los chicos en lugar de cantar el payasito “plim-plim” 2 recitaban un cantar de gesta medieval o un romance español. Después con el tiempo descubrí que no se trataba de eso, se trataba de que simplemente se ponía a la mano de los chicos cierto material, nada más.
Un poco orientados por estos amigos, que tenían hijos ya en escuelas experimentales empezamos a recorrer las pocas escuelas 3 que había en busca de más información. Como periodista metí la nariz en todos los huecos para ver de que se trataba, porque siento como un prioridad de darle a mi hijo la educación que prefiero, la mejor educación posible. No quiero que vaya a la escuela a perder el tiempo, no quiero que vaya a pasar un mal momento. Quiero que la escuela sea para él un espacio de crecimiento personal, de descubrimiento, de descubrimiento propio, de los propios aprendizajes y no un lugar donde se lo adiestre para una futura escuela secundaria y luego para una universidad y luego para el trabajo y luego ¿Para qué, no? ¿Como sigue la secuencia? Quería también una escuela donde cada día valiese la pena.
Bueno, sin saber demasiado sobre las escuelas experimentales me acerqué a los maestros que me atendieron. Íbamos con mi esposa a hacer todas las preguntas que considerábamos necesarias, que quizás no hubiésemos hecho en cualquier escuela, sobre las creencias y valores de los maestros que estaban frente a nosotros. En todos los casos nos fuimos satisfechos de todas las respuestas que nos dieron. No obstante había una experiencia que vivir, no se trataba de palabras, no se trataba de que nos contaran una bonita historia, y cuando el verano previo a que Esteban entrara en su grupo 1 4, que es la edad de tres años, les propuse a los maestros asistir a la escuela en el periodo del verano, en el que no hay clases, pero sí los maestros trabajan en la preparación de material o, bueno en esos días estaban construyendo un gallinero y también un lugar para poner conejos. Y les pregunté si podía venir con mi hijo a frecuentar esos trabajos para que a él no se le hiciera tan duro el primer día de clases. Pensemos que los 3 años equivale como a un jardín de infantes, así que es muy pequeñín y además era muy apegado a nosotros. Me dijeron que sí, que no había ningún problema. Así que me abrieron las puertas de la escuela y empecé a asistir, y empecé a ver como era la verdad de las escuelas desde adentro.
Y así empezó Esteban la escuela y yo iba cada tanto. Y un día me dijeron si yo no quería ir a pasar algunos días en la escuela para acompañar a los maestros en su trabajo, para ver de que se trataba y me entusiasmó mucho la idea. Yo escribía todos los días en el diario la doble central con notas de diversa índole, así que era forzado el asistir a la escuela y al diario. Si bien me enriquecía una cosa, me enriquecía la otra, pero en algún punto se me hizo cuesta arriba. Así pase 4 años con la doble actividad y un día decidí que mi etapa en el diario estaba cumplida y que la escuela me convocaba más en ese momento. Y empecé a ir solamente a la escuela.
Me ayudó quizás mi formación docente, yo también previo a la universidad había asistido a una escuela normal superior de profesores en Buenos Aires 5, en ese sentido yo ya venía con esa orientación. El periodismo me cautivó por el alcance de la divulgación de los temas que yo consideraba podían ser de interés para la población, y bueno en ese sentido cumplí con esa misión durante el tiempo que estuve en el diario. Pero a la vez había en la escuela un carácter íntimo de contacto personal con la gente que me atrajo. Y allí fue que empecé a pasar mis mañanas en la escuela “La Bahía” que queda en un lugar en las periferias de Ushuaia, es el Valle de Andorra. Un lugar rodeado de árboles, una escuela edificada en el medio del bosque. Un lugar donde viví momentos muy lindos y los sigo viviendo porque ya hace muchos años que estoy en la escuela y siento cada día como el primero. En días como hoy, de nieve, estar allí en silencio en la escuela trabajando con los chicos me resulta una tarea muy grata.

Las Escuelas Experimentales

[07:53]
¿Cómo describirías Emilio esta propuesta que te cautivó de la escuela, de las escuelas experimentales?

Mirá hay algo que siento esencial del trabajo en la escuela que es el estar presente y ser uno con la actividad que se está desarrollando. Ser uno, es decir, vos sos la actividad y se diluye el límite. No sos un autor de nada en particular, estas haciendo. Eso lo ves no solo en uno, se puede ver en los chicos también cuando pintan como es esa conexión directa con el hacer. La obra final puede ser más vistosa, menos vistosa, más técnicamente perfecta o menos, pero cuando se da la conexión con el trabajo, la conexión alegre con el trabajo siempre es maravillosa, siempre te conecta con la obra. Eso se ve claramente en los chicos, uno como adulto ya lo tiene más desdibujado y le cuesta más,  pero los chicos fácilmente así como juegan y no hacen caso a las escalas entre los muñequitos que comparten el juego. Cuando ellos juegan a ser el tigre, son el tigre, para ellos no hay dudas. Nosotros en una de esas, hacemos la representación, ya con una cosa más elaborada, pero los chicos juegan de una manera más espontánea y como en la escuela se plantea casi todo como un juego, no por eso se lo considera menos serio, el juego es un asunto serio, los chicos se enganchan a  jugar con todo lo que tienen y están absolutamente presentes en ese juego. Así que uno también aprende como jugar. Ese estar presente se logra a través de muchas actividades, la pintura, el canto, la danza, la música en general, que está presente todos los días y todo el tiempo en la escuela. Pero también en la cocina, en la huerta, y en tantas otras actividades que se proponen incluso en las materias descarnadamente asociadas a los programas de estudio con la lengua, con la matemática, el descubrimiento de una fórmula para calcular cualquier cosa, un cuento inventado que pone en marcha mecanismos creativos muy interesante, insospechados a veces por uno. La lectura, la lectura es una actividad importantisima en la escuela, la lectura en voz alta, compartida con el grupo de trabajo. Para eso cada escuela cuenta con una biblioteca nutrida, seleccionada, se trata de poner los mejores materiales al alcance de la mano, de chicos y de maestros, y de padres también, los padres retiran libros de las escuelas todo el tiempo.
Y bueno, esa es una de las cosas, ese estar presente en el hacer es una de las columnas esenciales del trabajo en la escuela. Estar presente y conectarse con el trabajo desde un lugar alegre, de celebrar el trabajo.
Por lo general se trabaja con grupos pequeños, de 15 personas, 15 chicos por grupo y un maestro. Por lo general coinciden en la edad, es la banda etaria, pero como hay chicos que por madurez están trabajando conectados con otros temas en una de esas ellos trabajan en algunas materias con grupos más chicos o con algunos grupos más grandes.
Trabajamos en ruedas, sentados en almohadones o alfombritas en el piso. Todos nos vemos la cara, se comparte ese momento con otros grupos dentro de un gran salón. En lo posible, hay escuelas que no tienen ese gran salón y trabajan igual. Pero tratamos de que sea un espacio común porque ahí se ponen en marcha muchas maravillas no visibles de la escuela como es el respeto por el espacio del otro, el respeto por el silencio, el silencio común. Es decir no hay que explicar nada en materia de convivencia, vos no podés trabajar si el grupo de al lado está haciendo demasiado ruido y viceversa. Así que cada chico descubre y cada adulto descubre el porqué es necesario trabajar en silencio. O porqué no podemos estar todos despatarrados, porque no podemos estar tirándonos cosas. El cuidado del espacio y de su higiene también hace que aprendamos sin palabras el cuidado que nuestro entorno merece.
En fin hay muchas características que parecen fórmulas nada más de nuestro trabajo en la escuela, pero que tienen un hondo significado, que justamente no se pone en palabras, pero que resultan de un profundo aprendizaje para cada uno de los que lo viven.

El Arte y la Creación

[14:25]
Lo que nos gustó mucho, lo que nos llamó mucho la atención también es la importancia que tiene el arte en la escuela. Mas allá de su historia, por sus fundadoras, hoy en día ¿Cómo describirías la importancia del proceso creativo que está plasmada en cada actividad que llevan los chicos? Esa es la impresión que tenemos nosotros.

El acercamiento al arte, vamos a hablar del arte plástico por llamarlo así, el acercamiento se produce desde una edad muy temprana, cuando los chicos ingresan a la escuela, tal vez el primer día tengan plástica y se les pone a disposición una brocha, un pincel grueso, una gran hoja en blanco y temperas en colores variados como para que ellos pinten lo que quiera, las temperas son en general pintura abundante no son estas temperas de pomito que resultan escasas siempre. Te imaginás que para cubrir una hoja necesitas trabajar. Y lo chicos empiezan así, pintando en libertad lo que les nace pintar. No se explica nada, el maestro no da pautas de como debe pintar el chico. Ahí hay una conexión con el trabajo que es totalmente libre, no se dan técnicas, no se enseñan técnicas de pintura, y así el chico va recorriendo sus años en la escuela, pintando a veces de su propia cosecha lo que le nace pintar, y otras veces tomando inspiración de algunas imágenes que hay disponibles en la escuela. A veces son pinturas de otros artistas de la historia de la humanidad, otras veces son fotografías, otras veces son lo que ellos ven de su entorno. Muchas veces pintamos al aire libre, entonces salimos con las hojas y unas tablas donde apoyar las hojas y la tempera. A veces pintamos con óleos, a veces se hacen también dibujos específicos, técnicos, quizás los chicos más grandes lo hacen. Hay en ese sentido un desarrollo personal que se acompaña para que ninguna persona sienta que está siendo dirigida su labor artística. Que cada uno pinta como le sale y no tiene que ajustarse a ningún parámetro.
Nosotros no hacemos hincapié en la escuela en la biografía del pintor, ni a la escuela artística a la que pertenecía. Podemos comentar eso en historia, pero no es esencial a la hora de sentarse a pintar. Siento que en eso hay una riqueza cuando por ejemplo un maestro cuenta un cuento, por lo general un cuento tradicional y con toda esa explosión de imágenes que el cuento genera en la cabeza de cada uno de nosotros, la hoja en blanco es una invitación a crear. Y ya ahora uno no está condicionado por el dibujo del personaje que vio en el libro, sino que es el propio personaje que uno crea. Es la imagen que a uno se le representó en la cabeza. Y así se pinta lo que se quiere.
Si vamos a la música, bueno los maestros tienen por lo general un largo recorrido en materia musical. La música está presente en vivo en la escuela, osea que desde muy chiquitos los chicos se familiarizan con la guitarra que toca el maestro, con la flauta, con otros compañeros que ya están frecuentando algunos instrumentos. Y los instrumentos están al alcance de la mano en la escuela, es decir que no es raro que en un intervalo los chicos se acerquen al mueble donde están los instrumentos y se pongan a tocar, algo que de oído les suena de haber escuchado en la escuela.
Así van haciendo su camino, por supuesto algunos sienten mayor apego que otros por la música y también por la expresión plástica. Pero en general coincidimos en esta particularidad de conectarse desde el lado que puedas, te conectas a la música o al arte desde el lado que podes. Cuando hacemos obras de teatro, que es una actividad también que solemos llevar adelante, también hay una fluidez en el intercambio de los papeles, y uno hace lo que siente que está capacitado para hacer. Y como dicen “El que hace lo que puede, hace lo que debe” por lo que en general el ambiente de trabajo es algo armonioso y el vínculo con el arte no es algo forzado.
Quiero decir que de cada persona se revela su interioridad a través del arte. No se usa el arte, y esto es importante aclararlo, no se usa el arte como herramienta o instrumento de aprendizaje, esto es clave. No se usa al arte, el arte en sí mismo es ya bastante válido como para utilizarlo como herramienta de aprendizaje. Como tampoco se hecha mano del juego como instrumento o como medio de aprendizaje. Se juega y se aprende, se toca música y se aprende, se pinta y se aprende. Los procesos creativos internos de cada persona son bastante misteriosos como para pretender dirigirlos a través del arte o del juego. Por eso es un valor en si mismo el trabajo, es un valor en sí mismo la pintura, la música o lo que hagamos. Tiene un sentido hacerlo porque sí, no a cambio de obtener un beneficio por eso, un resultado en materia de conocimiento.

El Aprendizaje Vivencial

[21:51]
¿Cuál es el rol que cumple el aprendizaje a través de la experiencia a diferencia de otros modelos más convencionales orientados al aprendizaje teórico y conceptual?

Bueno por ejemplo es algo que a mi particularmente me toca porque en la escuela me costó mucho memorizar ciertos conocimientos que eran de rigor, ¿no? Vamos a decir por ejemplo: la formula para resolver la superficie del rectángulo, por decir algo. Bueno: Base por Altura. Esa es la fórmula, ahora me la acordé, pero durante mucho tiempo no la sabía. Y recuerdo que en mi escuela lo que hizo la maestra de matemática fue decirnos que la fórmula para resolver la superficie del rectángulo era esa, nos mostró cual era la base, cual era la altura y nos dio a continuación una serie de ejercicios para resolver y para que fijemos el procedimiento, el mecanismo. Entonces en adelante muchos de nosotros recordaban que para resolver la superficie del rectángulo había que aplicar esa fórmula y era infalible. Funcionaba. Muy bien, ahora ¿Porqué es base por altura? No era un conocimiento que estuviera iluminado. Es decir, lo que había detrás de la fórmula, el proceso de descubrimiento de la fórmula, nos fué quitado. ¿Te das cuenta? La posibilidad de descubrir por nosotros mismos cuál es la fórmula para resolver la superficie del rectángulo nos fué arrebatada. Antes de que pudiéramos nosotros descubrirlo nos dijeron: “Este es el resultado”.
Bueno en la escuela, por lo menos en la escuela donde yo trabajo (y en general por lo que sé es parte de la propuesta) el camino es inverso. Tratamos de que los conocimientos sean el resultado de una experiencia y de una elaboración propia, por los caminos y los tiempos que a cada uno le lleve. Hay veces que llegar a esa fórmula a un chico le va a llevar un mes, y a otro le va a llevar un día. Y vamos a respetar esos tiempos porque al final cada uno de ellos va a vivir la experiencia de ser los descubridores de la fórmula para calcular la superficie del rectángulo. Osea que esa experiencia no queremos que ninguno se la pierda. Como eso tantas otras cosas, la lectura, la historia, es puesta al alcance de la mano de los chicos para que ellos hagan su propio camino, su propio recorrido. Así no hay un recorrido único, no hay un camino único como que no hay un chico igual al otro y cda uno tiene sus tiempos. Hay algo maravilloso en ver el momento del descubrimiento que es el momento del aprendizaje, ese chico no se olvida nunca más de cuando llegó a entender el porqué. No se lo olvida más. Quizás si es una cuestión de memoria, bueno, simplemente lo va a almacenar hoy y mañana lo va a olvidar. Pero ese camino de descubrimiento, esa prueba y error, ese intento lo van a acompañar el resto de su vida para descubrir otras cosas, de manera propia, de manera vivencial. Creo que ahí hay una riqueza, ahí hay una riqueza. Muchos maestros con muchos años de trabajo descubren inesperadamente cosas acompañando a los chicos en ese aprendizaje. Y ahí se pone de manifiesto muy claro esta frase que tantas veces se escucha que: “No se enseña nada en la escuela”, de hecho no se enseña nada y se aprende mucho. No está el intento de enseñar nada, de imponer nada y sin embargo todos aprendemos.

Los Vínculos y la Escuela

[26:46]
Antes comentaste algo que me gustaría retomar, hablaste de que los grupos tenían que ser pequeños. Me gustaría ahondar un poco más en la importancia de poder conocerse entre todos, de que en la escuela se pueda conocer a cada chico.

Ese trabajo íntimo de grupos pequeños permite no solo no tener que alzar la voz, o que haya algunos que están en la primera fila y los otros al fondo del salón, sino que permite también un vínculo muy directo entre el maestro y los chicos. Bueno, quizás habría que explicar que desde el grupo uno, osea desde los tres años, los chicos frecuentan todas las materias. Tienen geografía, tienen historia, tienen matemática, tienen lengua, y tienen un maestro para cada materia; a diferencia quizás de otras escuelas en las que hay un maestro para todo el curso durante todo el año, y ese maestro dicta todas las materias o casi todas. Bueno en las escuelas experimentales desde el grupo uno, los chicos tienen todas las materias y todas están dadas por distintos maestros. Así que todos los maestros de la escuela conocen a todos los chicos, del grupo uno, del grupo dos y de todos los grupos, y todos los chicos conocen a todos los maestros también. Así que la relación personal es muy fuerte, nosotros conocemos y vamos sabiendo cada día como ese chico se siente, si es que ha dormido bien, si es que ha desayunado bien, detectamos si en la casa las cosas no están en orden, muchas veces ocurre, el chico está inquieto. Podemos detectar tempranamente problemas de dicción o de audición o de visión, porque estamos muy cerca todos nosotros, ese grupo de 15 están muy cerca el uno del otro. Y también se da que esta cercanía nos obliga más a llevar a cada día de escuela un trabajo hecho a consciencia de nuestra parte. ¿Porqué? Porque los chicos son un espejo de como nosotros estamos. Si ese día estamos un poco nerviosos posiblemente digamos: “¿Que les pasa hoy chicos?”, ¿que les pasa a ellos? Quizás habría que preguntarse que nos pasa a nosotros. Si la clase que preparamos es descarte, en seguida no damos cuenta porque los chicos se desinteresan rápidamente, porque nosotros estamos llevando relleno y no es relleno lo que los chicos quieren, quieren algo sustancioso, quieren engancharse con lo que uno les lleva, quieren que el maestro esté entusiasmado con el trabajo par poder entusiasmarse ellos también. Así que digamos hay una relación muy cercana y a lo largo de los años de escuela se establecen vínculos poderosisimos entre los chicos y los maestros, y entre los chicos entre sí porque muchas veces comparten actividades los grupos. Distintos grupos de distintas edades comparten actividades, se ven de hecho las caras, se conocen. Hay veces que grupos más grandes trabajan con grupos más chicos ayudando a los maestros, o contándoles un cuento, o llevándoles un poco de música, o hay obras de teatro en las que se comparte también la actividad distintos grupos. Entonces por eso no puede tener una dimensión demasiado grande, son 15 chicos pro grupo y hay unos 10, 12 o 15 grupos, no más. No hay tres divisiones de cada año, porque sería imposible esa relación tan directa. Esto da lugar a por ejemplo que haya entrevistas con los padres en los que surgen situaciones de los chicos que nosotros conocemos y los padres no. Porque increíblemente a veces pasamos más horas con sus hijos de las horas que pasan ellos mismos. A veces nos cuentan cosas los chicos que no se la cuentan a sus propios padres porque, bueno, en una sociedad como esta en la que se trabaja tanto los padres no tienen tiempo, llegan a la casa a las 9 de la noche, ponen la tele, le dan un beso al chico para que se vaya a dormir, y hasta ahí llego la relación. Y a veces el chico tiene la urgencia de decírtelo hoy, no esperar al fin de semana a contarte algo, alguna novedad, alguna inquietud, alguna alegría, y se la cuentan a los maestros. Y bueno es muy lindo recibir ese cariño y esa confianza de parte de tantos chicos. Es también uno de los tesoros de la escuela.

Las Reglas y la Convivencia

[32:12]
¿Cómo se manejan en una propuesta tan flexible y con cosas tan abiertas, a comparación de la escuela tradicional, las reglas y las normas de convivencia donde todos estamos juntos al mismo tiempo?

Hay normas que rigen la convivencia en la escuela y son normas fuertes, son normas fuertes. Está el principio básico de que en la escuela no ejercemos violencia entre nosotros, no nos ejercemos violencia. (fragmento perdido)
Bueno también hay tareas para los chicos y los chicos un día reparten los lápices que son propiedad de todos, no es que sale el lápiz de marca de un portafolios y del otro portafolios sale un lapicito así nomas. Los padres pagan a principio del año una cantidad de dinero que se usan para la compra de materiales comunes, así que todos tienen acceso a ese material común que suele ser de buena calidad y que se usa indistintamente. Un lápiz lo puede usar uno un día, y al día siguiente lo usa otro compañero. Hay otro chico que se encarga de repartir los cuadernos, hay otro que reparte las tablas en las cuales se apoya el cuaderno o la hoja o lo que sea, y así. Hay otro que ordena el mueble, el mueble donde se guardan las cosas del grupo. Otro ordena los portafolios al final de la jornada y así. Es decir que hay un hábito, hay varios hábitos del trabajo que van creando esa conciencia de convivencia y el respeto por las personas y por las cosas.
Después hay situaciones clásicas como la mentira, el chico que miente, que no quiere hacerse cargo de algo que ocurrió, y bueno en eso se trabaja también a consciencia. Los maestros acompañan a ese chico charlando, esperándolo en sus tiempos para que se dé cuenta del daño que le produce a esa gran construcción grupal que es la confianza mutua, el daño que le hace ese chico al mentir o al ocultar algo. Bueno y se invita permanentemente a la reflexión de todos nosotros, tanto de los chicos como de los adultos, respecto de cosas que suceden en la escuela.
Hay veces que es fácil identificar a alguien como el hacedor de algo incorrecto, pero creo que el verdadero trabajo está en que como grupo todos reflexionemos a veces sobre eso que pasó. Así que no es infrecuente que en la escuela haya grupos que están pensando en algunos de estos temas. Si hubo burlas dentro de un grupo contra algún chico o contra algún maestro se para el trabajo porque no es más importante aprender a dividir que aprender a no burlarse. Son conocimientos que van juntos, así que si ese día tocaba que aprender a dividir pero hubo una situación fea dentro del grupo, se para la pelota ahí y se revisa ese tema. Cada uno en silencio, en una de esa lo elabora, lo procesa, trata de verle las implicancias y luego se sigue adelante.

La Organización y la Toma de Decisiones

[36:14]
¿Me podrías comentar cómo es el proceso de toma de decisiones en el diseño pedagógico? Normalmente una escuela es llevada por un director, pero se que ustedes trabajan de forma diferente.

Si, podría decirse que en una escuela experimental no hay una estructura jerárquica, o en todo caso la jerarquía máxima la ostenta la asamblea docente. Es decir, el grupo de maestros que trabaja en esa escuela es el que por consenso toma las decisiones que corresponden al trabajo. Así si hay que decidir algo, los maestros se reúnen, de hecho todos los días al final del trabajo nos reunimos y compartimos maso menos una hora y media, dos horas en la que conversamos sobre los temas del día, conversamos sobre los chicos, sobre las actividades de la escuela. Y bueno, se toman decisiones todo el tiempo, se van haciendo ajustes de grupo, de curso, de rumbo, si en algo tenemos que corregir algún procedimiento que estamos llevando adelante es el momento de charlarlo; y las decisiones se toman siempre por consenso. Por supuesto no todo el mundo está de acuerdo con todo, y entonces ahí después de charlarlo mucho se pide un gesto de confianza de parte de aquellos que no están de acuerdo y bueno, se logra un consenso, como se logra cualquier consenso. Pero no hay votación digamos, no es: “Bueno, a ver, levanten la mano los que están a favor de tal cosa y los que están en contra”. No, tratamos de darle vueltas a la cosa hasta que nos pongamos de acuerdo, realmente, y veamos que puede ser lo mejor para el tema que se está tratando.
En definitiva, la decisión puede no ser la acertada, puede ocurrir, pero permanentemente estamos intentándolo, estamos tratando de que las decisiones que se toman sean el producto del convencimiento de los maestros de que es el mejor camino posible. Después por supuesto podemos darnos cuenta de que fue equivocado, pero es valiosisimo que se llegue a las decisiones a través de ese camino, ese camino de deliberación y de acuerdo, de consenso. Es un trabajo difícil y a veces, largo. Así también se manejan las reuniones con los padres, cuando la comunidad de las escuelas experimentales tienen que tomar alguna decisión es muy posible que también se haga una reunión  y que todos tengan su oportunidad de hablar, de decir lo que piensan y después se acuerda algo. Es el modo de trabajo nuestro.
Hay un director, si, en cada escuela hay un director o una directora más por cuestiones administrativas que otra cosa, no ostenta ese maestro mayor poder que los demás, no puede imponer su voluntad a los demás, no puede decidir de hecho nada sin el consenso de los demás maestros, y así se vive un modo de trabajo bastante armónico. No es exento de dificultades, no es el paraíso, hay personas también que dicen o que imaginan cosas no buenas de las escuelas experimentales, hay aquellos que también en sentido opuesto, idealizan. Yo en algún momento caí en esa idealización y pensaba que los maestros eran personas casi fuera de este mundo. Después me encontré con personas normales que tienen los mismos problemas que cualquiera, que tienen los mismos anhelos, las mismas grandezas y las mismas miserias que cualquier persona, y así me di cuenta que era doblemente grato compartir con ellos la tarea porque eran seres humanos que estaban en el intento de crecer, los hizo más heroicos a mis ojos. Porque no eran perfectos, eran personas como cualquiera.
Así que así es como se organiza la toma de decisiones.

El Cambio del Docente

[41:27]
¿Cuál es el cambio que tiene que hacer el docente o la persona que se para delante de esta propuesta para poder llevarla a cabo? ¿Cuál es la transformación que en cierta forma hay que hacer para salirse de la estructura tradicional a la que uno está acostumbrado?

Es una serie de transformaciones que se van dando solas. Quizás un buen camino es abandonar la pequeña omnipotencia que suelen tener los docentes de creer que llevan algo que enseñar a sus alumnos. No sé si esto es fácilmente interpretable. Es como un proceso de búsqueda de la propia humildad digamos. En mi caso particular creo que el periodismo gráfico me enseñó algo al respecto porque cuando uno escribe una nota y pone todo en esa nota, al día siguiente se imprime, se publica y al otro día, esa hoja de diaria está envolviendo media docena de huevos o sirve para prender una salamandra o sirve para forrar el tacho de basura. Y eso te pone en tu justo lugar, no es la gran obra, desde el punto de vista de lo que tradicionalmente se sobre-dimensiona con las autorías, el nombre, el yo, el sobredimensionado yo. Así que ese dominio o esa humillación del yo, o esa puesta en su justa medida a la autoría, a la individualidad, al propio conocimiento, a la erudición creo que es una de las pruebas más difíciles que tiene que enfrentar un docente cuando se incorpora a una propuesta como esta. Ya no va el gran maestro a dar la gran clase magistral, está simplemente acompañando un proceso de aprendizaje con un grupo de personas que no saben más o menos que el. Posiblemente sea más provechoso para el maestro el aprendizaje que para los propios alumnos. Esa es una de las tareas más difíciles.
Por otra parte la escuela vive todos los días y cada día una dinámica muy especial de cambios, que hacen que el maestro que vino muy preparado y muy estructurado para dar su clase de repente se encuentre con que tiene que trabajar con otro grupo dando otra materia y puede ocurrir eso. Es decir que también hay que desarrollar un cierto juego de cintura y una fuerte capacidad de improvisación, dicha la palabra improvisación en su sentido más rico. Y bueno y así hay también una oportunidad de aprender a que el rio tiene su ritmo también, y uno tiene que entregarse al río y saber que va a salir nadando, o no, y aún así vale la pena.

¿Qué le diriás a un futuro maestro?

[45:46]
¿Qué le dirías a otros maestros jóvenes tratando de encontrar un camino así?

¿Qué les diría? Mirá, lo que me pasó fue que después de haber recorrido como te dije una escuela con orientación docente, una secundaria con orientación docente, una universidad dentro de una facultad de ciencias de la educación y la comunicación. Después de haber leído mucho sobre escuelas pedagógicas y modos de enseñanza y demás, descubrí que acá, en Tierra del Fuego, a donde me había venido a vivir sin expectativa de encontrar nada nuevo en materia educativa, descubrí que habían un grupo de personas que no estaban teorizando sobre lo que había que hacerse en educación, sino que estaban haciéndolo, lo estaban llevando adelante en los hechos, sin alharaca, simplemente lo hacían. Y me sorprendió, me sorprendió muchísimo. Creo que cualquier persona que tenga o sienta ese llamado de la educación, aunque creo sinceramente que pueda ser en el ámbito de la educación o en cualquier otro ámbito, tiene que seguir sus instintos y no quedarse en lo que se ha venido haciendo, simplemente por no romper la inercia.
Hay cuestiones de convicción que son muy difíciles de explicar. Cierto es que la propia convicción se refuerza cuando ve que otras personas están haciendo lo mismo que uno siempre creyó, ese es el caso. Al descubrir las escuelas experimentales me pregunté ¿Donde estuvieron toda mi vida? Porque no las había encontrado y eso que anduve, pero bueno, aquí estoy.

Notas el pie

  1. http://www.eldiariodelfindelmundo.com/
  2. Se refiere a la canción popular normalmente cantada a los niños en jardines infantiles.
  3. En la provincia de Tierra del Fuego hay 7 escuelas experimentales públicas de gestión estatal.
  4. Las escuelas experimentales tienen una numeración propia de los grupos del 1 al 15, desde 3 años de edad a 18, respectivamente.
  5. Escuela Normal de Profesores “Mariano Acosta”
Copyleft 2009-2012 - La Educación Prohibida |¿Quieres contactarnos?
Se permite y alienta la copia, modificación y redistribución de todos los contenidos. Mas información...
Producción
Redes de Pares
Reevo - Red de Educación Alternativa
Coproducción Internacional
Maria Farinha Producciones